La isla de La Palma está ubicada en la parte noroccidental de las Islas Canarias y es, al igual que el resto de las que componen este archipiélago, de origen volcánico.

El plátano constituye el principal cultivo y fuente de recursos de la isla (anteriormente la agricultura se basó en diferentes monocultivos como la cochinilla, la caña de azúcar, el tabaco. También se cultivan otras frutas tropicales como la papaya, aguacate, mango.

El origen de estas explotaciones es de leyenda ya que para ponerlas en cultivo ha sido necesario trasladar el mejor suelo volcánico de zonas altas de la isla lejanas de las zonas de costa donde se producen estos cultivos. Allí, a modo de grandes jardineras, se hacen las huertas con paredes de piedra que dan un aspecto muy particular al paisaje plamero.

El clima, de tipo subtropical, es suave incluso en los meses estivales, permitiendo que los cultivos tengan un desarrollo lento, con lo que la fruta alcanza un grado de sazón privilegiado con una concentración elevada de nutrientes y sustancias aromáticas por parte de profesionales de CUPALMA se consigue un producto final muy sano y con la calidad de mejor plátano de Canarias.

Plataneras

El agua con que se riegan estos cultivos es de gran calidad, ya que la abundancia de manantiales procedentes del interior del espectacular parque nacional de La Caldera de Taburiente, junto con las suaves lluvias que provocan los vientos alisios le dan una gran pureza.   

Plataneras