Teniendo en cuenta el anuncio de una mayor liberalización de las bananas procedentes de países centroamericanos con destino a la Unión Europea (UE) ha producido una honda preocupación entre los productores comunitarios de esta fruta y especialmente para los canarios.

Todo parte de una reunión entre el  representantes de la Comisión Europea con los ministros de comercio de estos países andinos, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, en la persona del viceconsejero del Sector Primario, Abel Morales, y la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan), con su presidente Domingo Martín a la cabeza, solicitaron ayer al Gobierno de España, en la figura del secretario general de Agricultura, Fernando Miranda, una reunión urgente del Comité Mixto del Plátano Europeo, encuentro en el que estarían convocados los gobiernos y el sector productor de España, Francia y Portugal para abordar las consecuencias de esta medida y que, presumiblemente, tendrá lugar durante el mes de mayo.

Hay que tener en cuenta que la manifestación de una mayor liberalización del mercado europeo de la banana a terceros, tendría como consecuencia  de una equiparación real de criterios de medio ambiente y seguridad alimentaria para la producción de toda la banana o plátano que se consume en la UE y, por tanto, que se equiparen las importaciones a los más altos niveles de exigencia que se aplican al plátano europeo y, en el caso de España, al plátano de Canarias.